Fotos antiguas de
Taxco, Guerrero

Por Iván Santiago Marcelo

Taxco, Gro., (Notimex).

 

Son sólo poco más de 180 kilómetros los que separan a la Ciudad de México de uno de los centros mineros más antiguos del continente americano, la ciudad de Taxco de Alarcón, ubicada al norte del estado de Guerrero.

Aunque Taxco tiene el corazón de plata, la ciudad también se caracteriza por su arquitectura colonial, plazas, monumentos e iglesias que forman parte de los monumentos históricos del estado de Guerrero y de México.

Uno de los atractivos más importantes de esta ciudad es el Templo de Santa Prisca, una obra colonial mandada a construir en 1751 por José de la Borda, uno de los empresarios mineros más ricos de la región en aquella época.

El recinto, edificado en tan solo siete años y medio para que el sacerdote Manuel de la Borda, hijo de José de la Borda, pudiera oficiar misa, se convirtió, en su momento, en el edificio más alto de México, al alcanzar una altura de 94.58 metros.

Un ambiente colonial se respira en su zócalo, conectado por bellas calles empedradas y estrechas, rodeado de casas techadas con tejas de color rojo, que atraen la mirada de los turistas nacionales y extranjeros que se dan cita en cualquier época del año.

Taxco tiene una diversidad de atractivos turísticos que no se recorren en un solo día por sus calles sin banquetas, desde donde se puede apreciar la estatua monumental del Cristo de 20 metros de alto, ubicada en el Cerro de Atachi, un mirador desde donde se puede apreciar toda esta ciudad.

Esta ciudad debe su nombre a dos particularidades: la primera por la palabra en náhuatl “tlachtli”, que significa juego de pelota o lugar en el que se juega el juego de pelota, y la segunda por el escritor novohispano Juan Ruiz de Alarcón, nacido en este lugar.

Taxco, donde la tranquilidad se respira en sus calles, forma parte del conocido Triángulo del Sol, zona turística por excelencia del estado de Guerrero, que contempla las ciudades de Acapulco e Ixtapa-Zihuatanejo.

En 2002, se convirtió en la tercera ciudad en ser reconocida por la Secretaría de Turismo (Sectur) como un Pueblo Mágico, debido a su arquitectura colonial, sus artesanías de plata, su historia y paisajes que encantan a cualquiera.

La actividad minera en Taxco dio comienzo aproximadamente tras la llegada de Hernán Cortés, quien ordenó explotar la plata de la ciudad tras descubrir que el metal que creía era estaño en realidad era plata.

Actualmente, la ciudad cuenta con cientos de talleres plateros, que por lo regular se encuentran en la parte superior de las casas, debido al uso de químicos y para una mejor ventilación; actualmente existen poco más de cinco mil puestos plateros distribuidos por toda la ciudad.

Nadie se puede ir de aquí sin visitar los talleres de plata o adquirir una pieza de este metal, como cadenas, conjuntos, dijes, esclavas, arracadas, broqueles, collares, pulseras, rosarios y medallas, incluso, los artesanos de la plata pueden crear piezas únicas que el cliente solicite.

 

En cuanto a gastronomía se refiere, el pueblo guerrerense ofrece una combinación de recetas prehispánicas y coloniales, como el pozole verde guerrerense, que se puede acompañar con tostadas, aguacate, chicharrón y tacos dorados, o bien un delicioso mole rosa que tiene el color del piñón rosa, la granada y el betabel; lo picoso del chile chipotle y su sabor dulce del chocolate blanco.

1/15
TAXCO ANTIGUO fotografías sacadas de www.plusesmas.com
Real de Minas de Taxco
Para 1750, el tramo de Cuernavaca a Taxco fue mejorado por el magnate minero José de la Borda y Sánchez.

Raúl D Domínguez › guerrerohabla.com

Cultura Municipios › México Guerrero / Taxco

Vista panorámica desde la recién inaugurada carretera federal de terracería México-Acapulco, foto tomada en las faldas del Cerro de Bermeja en mi natal Taxco, con cinco mil habitantes en 1920.
 

Las referencias más antiguas que se tienen de la existencia de un camino de la Ciudad de México a Acapulco datan de 1531, cuando Hernán Cortés ordenó la construcción de un camino de herradura que comunicara a la capital con ese puerto marítimo, con el objeto de evitar seguir el cauce del río Balsas hasta Zacatula (entonces población cercana a la desembocadura del río en el océano Pacífico) y de ahí zarpar con destino a Acapulco.
 

En 1592, por disposición del virrey Luis de Velasco y Castilla, se mejoró el camino de la herradura para que se convirtiera en una vía de comunicación formal entre la Ciudad de México a Acapulco, recibió el nombre de Camino de Asia debido al concurrente tránsito de mercancías de ese puerto marítimo a la capital.
 

Para 1750, el tramo de Cuernavaca a Taxco fue mejorado por el magnate minero José de la Borda y Sánchez.
 

Tras el paso de la guerra de Independencia de México, el camino fue abandonado debido al nulo movimiento marítimo que tenía Acapulco. 
 

Para 1842, un contratista de nombre Manuel Becerra inició los trabajos de construcción de una carretera que comunicara a Chilpancingo con Acapulco, sin embargo, la obra fue suspendida por falta de recursos. Becerra continuó con la construcción en 1854, pero nuevamente la obra se vio obligada a detenerse por la misma causa.
 

Durante el porfiriato, el gobierno federal construyó y concluyó el tramo carretero de Iguala a Chilpancingo; es en el mismo período en el que se desempeñaba como gobernador de Guerrero Damián Flores, quien con el apoyo de la Secretaría de Comunicaciones, extendió el tramo carretero de Chilpancingo a la población de Palo Blanco. 
 

Tras el estallido de la Revolución mexicana, la carretera fue abandonada nuevamente por mucho tiempo.
 

A principios de 1920, el líder sindical a nivel nacional Juan R. Escudero, quien era originario de Acapulco, solicitó al presidente Álvaro Obregón que acelerara los trabajos de construcción de la carretera México-Acapulco en el tramo Amacuzac- Taxco e Iguala, ofreciéndole Escudero a un grupo de sus partidarios para que, mediante un sueldo minoritario, laboraran en los trabajos de construcción. 
 

Obregón accedió y se procedieron a mejorar los tramos México-Amacuzac, así como el de Taxco-Iguala-Chilpancingo.

© 2019 by MUSEO VIRTUAL DE TAXCO DE ALARCÓN

logo klip 2019.png